Promoviendo la sororidad en el trabajo

Imagen 38

Cuando escucho a una mujer decir que prefiere trabajar con hombres, que no sabemos tomar decisiones difíciles, que seguro fulanita obtuvo ese ascenso por acostarse con alguien y demás frases estereotipadas, algo dentro de mí muere poquito pues consciente o inconscientemente estamos siendo cómplices de replicar ese modelo patriarcal que nos coloca a las mujeres como enemigas naturales.

 

Yo me niego a seguir creyéndome esa idea y en cambio, busco promover la sororidad. No sólo porque suene muy bonito sino porque en mi carrera profesional lo he vivido así gracias a grandes mujeres que me han abierto puertas y que han creído en mí, y con esto no quiero decir que no existan las compañeras o jefas nocivas, que no permiten el crecimiento y que te hacen la vida cuadritos, pero lo que quiero resaltar es que también están aquellas que han descubierto que necesitamos ser aliadas si queremos superar las diferentes barreras que enfrentamos las mujeres en el mundo laboral. Seamos más de éstas.

 

Hay que desaprender patrones machistas y empezar a colaborar. Somos mejores cuando trabajamos en equipo, cada una con nuestras propias competencias y desde nuestras diferencias. No hay que dejar de repetirnos que cuando una de nosotros avanza, todas avanzamos. Y si tú ya estás en la cima, ayuda a otras mujeres a subir, invítalas junto a ti en la mesa, ábreles espacio para que hablen, no les cierres el paso sólo porque te sientes amenazada.

 

El mentoring es una poderosa herramienta para lograr esto, pues nos permite compartir nuestros conocimientos y experiencias con otras mujeres, sembrando la semilla para que cada vez sean más las que intenten desarrollar sus carreras. No basta con estar bien preparadas académicamente, también hay que tener una visión feminista para hacer cambios reales en las empresas donde estamos que ayuden a otras profesionales y abran un camino hacia la igualdad.

 

Y si no has llegado a donde quieres estar todavía, tómate el tiempo de reconocer tus virtudes, tus fortalezas, y evita la comparación con otras mujeres. Ve a tus compañeras de trabajo como hermanas en quienes apoyarte y crear redes desde el feminismo. Es bien sabido que el mundo empresarial se mueve por redes de contactos, por lo tanto vamos creando nuestros espacios. Hay que estar dispuestas a aprender de las demás y de concretar en propuestas las necesidades de unas y otras para que poco a poco vayamos avanzando juntas.

 

Esta lucha es tan importante como la lucha contra otras manifestaciones del patriarcado. Debemos crear un nuevo liderazgo femenino donde las relaciones que establezcamos entre nosotras sean de hermandad, confianza, apoyo y reconocimiento.

 

Como diría Marcela Lagarde: “la mayor transgresión política de las mujeres es su alianza, su coalición: la sororidad”.

 

Texto por: Katy Rodríguez

@lainvitada

Ilustración por: Laiza Onofre

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s